La Señora de Todos los Pueblos

$ 200.00

En los mensajes de la Señora de Todos los Pueblos, María, la Madre del Señor se dirige a todos los hombres…

Descripción

María se ha aparecido en muchos lugares del mundo para reprendernos maternalmente y traernos sus mensajes y su consuelo.

Las apariciones que tuvieron lugar en Amsterdam entre 1945 y 1959, ocupan un lugar especial dentro de las demás apariciones.

En los mensajes de la Señora de Todos los Pueblos, María, la Madre del Señor se dirige a todos los hombres «no importa quienes sean o lo que sean». Con gran apremio pide a la humanidad que escuche sus mensajes pues el Señor Jesucristo aún quiere dar al mundo una inmensa gracia más y esta es la palabra, la voz de su Madre, la Señora de todos los Pueblos.

Ella anuncia que una gran lucha espiritual estallará en el mundo.

Nuevamente, la humanidad tendrá que retornar a la Cruz, antes no habrá verdadera paz. Mientras que las palabras amor, verdad y justicia no estén escritas en el corazón de los hombres, el mundo será arrastrado por olas de corrupción, calamidades y guerra.

Los mensajes de la Señora de todos los Pueblos son sobre todo el anuncio de una nueva era, la era del Espíritu Santo.

Para ello la Señora de todos los Pueblos dan una oración dirigida al Señor Jesucristo para que mande el Espíritu Santo, ahora, en este tiempo.

Así como la Madre permaneció junto con los apóstoles sobre los que vendrá el Espíritu Santo, de la misma manera la Señora vuelve ahora para atraer nuevamente el Espíritu del mundo.

A Ella ha confiado el Señor todos los hombres. Por eso Ella está ante a Cruz como Corredentora, Medianera y Abogada. Este será el último y más importante dogma mariano, del cual la oración y la imagen de la Señora de todos los Pueblos constituyen la preparación.

Como Señora de todo los Pueblos. Ella promete conceder Gracia, Redención y Paz a todo aquel que le pida que sea su Abogada.

Editorial:
Autor:
Páginas:
Medidas:

No Incluye Envío